La Asociación Brasileña de Municipios es la institución más antigua de Brasil. Fue fundada en 1946 y tiene una trayectoria de 69 años dentro del movimiento municipalista, buscando el perfeccionamiento del pacto federativo y la garantía de más capacidad y mejores condiciones de gestión para las alcaldías. Reconocida a nivel nacional e internacional, la ABM es clasificada como institución de utilidad pública federal, sin fines de lucro y con representación en el Comité de Articulación Federativa de la Presidencia de la República, Consejos y Fórums Nacionales.

abm_brasil_comparte

Todas esas décadas de actuación dentro del movimiento municipalista permitieron a la ABM conocer profundamente las principales demandas y desafíos de los municipios brasileños, que hoy se traducen en limitaciones financieras y de capacidad técnica para elaboración de proyectos y atención a demandas crecientes por nuevos servicios. Teniendo en cuenta esta realidad, la institución está enfocando su trabajo en la oferta de apoyo y capacitación a los gestores municipales, con el objetivo de asegurar la calidad en la prestación de servicios públicos y el bienestar de la población.

Además de ofrecer soporte a las alcaldías para garantizar sus servicios básicos, la ABM ha fomentado también nuevos valores junto a los gobiernos locales, entre ellos la participación ciudadana, como uno de los ejes del derecho a la ciudad, temática abordada por la Comisión de Inclusión Social, Democracia Participativa y Derechos Humanos, de CGLU (Ciudades y Gobiernos Locales Unidos). La institución sostiene que el derecho a la ciudad consiste en el acceso a la movilidad, vivienda digna, salud, seguridad, pero también a la creación de espacios de participación, donde los ciudadanos tengan condiciones de intervenir en la vida de la ciudad en la que habitan, y que viabilizar esta realidad es una misión sobre todo de los gobiernos locales.

En este sentido, la ABM ha apoyado y diseminado acciones como conferencias, formación de consejos, realización de fórums consultivos y presupuesto participativo, además de representar a los municipios brasileños en fórums nacionales e internacionales, con el objetivo de divulgar y apoyar políticas de incentivo a la participación ciudadana.